Dias de Zapata

imagen-no copia.gif
2.00 (1 Opinión)
Morales 362, Bariloche, Río Negro, Argentina
352-400 Morales San Carlos de Bariloche Río Negro AR
0054 294 44231280054 294 4423128
Mostrando 1 resultado
Mostrando 1 - 30 of 104 results
4 de 5 personas encontró esta opinión útil
Decepcionante y cara experiencia
2.0
  • Cristian dejó su opinión
  • hace 12 meses

Hacía tiempo que quería conocer este lugar a pesar de las referencias que tenía de restaurante excesivamente caro. Finalmente con mi grupo de amigos, todos residentes de Bariloche y con experiencia en el rubro gastronomía, nos animamos a ir. La primera impresión fue buena, la música y la ambientación están muy bien. Ordenamos un plato que la carta señala “para los que quieren de todo” o algo por estilo, y que dice ser para “3 o 4 cuates”. Como éramos 4 los que íbamos a compartir ese plato decidimos sumarle 4 quesadillas más, para asegurarnos de comer bien. Todo estaba bien hasta que llegó la orden, la cual constaba de unas papas fritas (iguales o peores a cualquiera que se puede encontrar en todos los restó de bariloche), nachos con las mismas características que las papas, un plato con 6 quesadillas, 3 salsas, guacamole, algo de frijoles, y… Nada más. Comenzamos a comer y la mayor sorpresa que nos llevamos fue el picante, porque no estaba! Si hay algo que caracteriza la comida mexicana es el picante, pero en Días de Zapata, no lo entienden igual. Suponiendo que aún faltaba parte del plato elegido y habiendo terminado casi lo que estaba sobre la mesa le consultamos a la camarera si no le faltaba traer algo a lo que nos respondió negativamente. En ese momento nuestra indignación llegó a su límite. Aclaro que no somos un grupo de amigos que sale a quejarse a todos lados, todo lo contrario, salimos a divertirnos, pasar un buen rato y disfrutar de la variedad de opciones culinarias que este ciudad que tanto amamos tiene. Sintiéndonos casi estafados, solicitamos la cuenta y el libro de quejas pero… La camarera nos informa que no tienen este libro pero que sí se encontraba el dueño del lugar, a lo que solicitamos si se podía acercar. Casi de inmediato, el mismo se hizo presente. Le relatamos lo acontecido y nos informa que efectivamente al plato que solicitamos le faltaba nada mas y nada menos que los tacos, quizás lo más sustancioso de lo que habíamos ordenado, y nos ofrece servirnoslo en ese momento. Sinceramente ya no teníamos ganas de seguir ahí, ya nos habíamos terminado nuestras bebidas y la indignación corta el apetito, por lo cual le solicitamos la cuenta y nada más. Ante la negativa, en un muy buen gesto del propietario nos ofreció un voucher por el mismo plato para que lo probemos bien en otra ocasión y le demos una segunda oportunidad, lo que nos pareció correcto y hasta justo, porque cualquier cocinero se puede equivocar con un plato, y a cualquier moza se le puede olvidar que es lo que tiene que servir. Más allá del mal momento vivido, este gesto logró disminuir un poco el grado de indignación e intentamos volver a la buena energía y humor que nos caracteriza cuando salimos, mientras esperábamos la cuenta. Y esperamos….. y esperamos… y esperamos… Ya no quedaba nadie en el subsuelo donde nos encontrábamos, y la verdad es que ya parecía una broma de mal gusto. Pasaron más de 20 minutos!! hasta que nos trajeron la cuenta. Pagamos, y nos levantamos. Cuando estábamos de salida el dueño nos hace un gesto para que esperemos el voucher… Esperar más? No gracias. Ya no vamos a volver. La segunda oportunidad se gastó en esos más de 20 minutos perdidos de nuestras vidas. El objetivo de la crítica va para que estemos más atentos a los clientes, a lo que ponemos en las cartas, en los platos, y a lo que cobramos por eso. Vivimos en una ciudad turística y un turista que se sienta estafado es la peor propaganda que nos podemos hacer si pretendemos seguir estando dentro de los mejores centros turísticos de sudamérica.

Le resultó útil este comentario? Si No
Mostrando 1 resultado