El Chocolate

El “theobroma cacao”, el origen del sabor

Este arbolito es muy selectivo a la hora de crecer: sólo se desarrolla en una franja de no más de 20° al norte o al sur del Ecuador y a no más de 1.400 metros de altura. Tampoco la temperatura debe ser menor a 16°.
El árbol de cacao comienza a dar frutos a los 5 años y su vida útil es de aproximadamente 60 años. El fruto crece en las partes del árbol más antiguas y cuando alcanza el tamaño de una pelota de rugby pequeña madura adquiriendo un color dorado intenso. Dentro del fruto están las vainas donde se hallan los granos o semillas. 
Estos frutos se abren para sacar los granos, que se dejan secar al sol, tomando un color rojo opaco y desprendiendo su perfume característico. Sabor intensamente amargo.

Existen dos grandes variedades: el theobroma forastero, que comprende el 80% de la cosecha mundial y el theobroma criollo, que es la variedad más sabrosa y con la cual suele mejorarse al forastero. Los cacaos forasteros son los más cultivados en África, Malasia, Indonesia y Brasil. A su vez el cacao criollo se cultiva prácticamente en Venezuela y Ecuador.

Cada árbol rinde entre medio y un kilo de granos secos al año. Cuando ya se ha secado en los campos al sol se embarca a los distintos países consumidores donde fabricará el chocolate. Allí se verificará su calidad, se limpian y luego se tuestan. El tostado es el proceso clave y el secreto mejor guardado por cada elaborador y determinará la calidad del chocolate. Durante el tostado los granos se hinchan por el calor y la cascarilla que recubre la almendra se rompe. Se separa la cascarilla de la almendra pasándola por una descascarrilladora (está prohibida la inclusión de la cascarilla en la elaboración del chocolate) y luego las almendras son molidas obteniendo un líquido espeso que se enfría y se prensa. Este prensado separa la manteca de cacao de los sólidos del cacao. 
Estos sólidos, o se muelen y constituyen el cacao en polvo o forman parte de la gran gama de chocolates que hay en el mercado. Los sólidos de cacao se combinan en distintas proporciones con la manteca de cacao. A mayor proporción de sólidos el chocolate es más amargo y oscuro, hasta una proporción máxima de 70/30, donde se torna demasiado amargo.

Cine y Chocolate

Chocolate: La historia transcurre en un pueblito francés escandalizado por las golosinas de una recién llegada. Con Juliette Binoche, Johnny Deep y Alfred Molina. Dirección de Lasse Halström.

Como Agua para chocolate: Un amor prohibido, muchas recetas de cocina. Dirigida por Alfonso Arrau.

Fresa y Chocolate: La historia de un jovencito cubano y un homosexual un poco mayor que él, que comienzan una amistad improbable en La Habana de Fidel. Dirigida por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabio.

Pan y Chocolate: Comedia de la década de los noventa que refleja las desventuras de un inmigrante italiano en Suiza. Con el inolvidable Nino Manfredi

 

Fondue de Chocolate (el fondue como postre)
Ingredientes

– 2 chocolates y medio de taza (de los grandes).
– 200 grs. de dulce de leche de oveja.
– 200 grs. de crema de leche.
– Una cucharada de miel.
-Unas hojitas de menta (o unas gotas de esencia de menta).

Preparación

Se incorporan todos los ingredientes, juntos, en la cacerolita en la que se hará la preparación; a fuego muy, pero muy lento. Cuando se forme una crema lisa y brillante tendramos el indicador de que ya se encuentra listo para llevar a la mesa. Aparte se disponen los pinches con los que se bañarán las frutas en la salsa. aca ingresan los deliciosos frutos rojos en escena:  frutillas, frambuesas, y todo tipo de fruta fina de nuestra región; aunque también pueden ser bananas, manzanas y mandarinas.

Dejar un comentario

*
*