Vinos y Quesos

Los vinos y quesos son una buena combinación, siempre y cuando sepas como emparejarlos para disfrutar del sabor de ambos sin que ninguno se vea minimizado. En esta nota, te contamos cómo conseguirlo.

¿Cómo maridar vinos y quesos?

Tipos de quesos
Hay diversas formas de combinar vinos y quesos, pero para que puedas quedarte con la fórmula de modo sencillo, te presentamos las 4 categorías de quesos:
Bloomy: Son los quesos de características cremosas que poseen una cubierta suave.
Duro: Por lo general son quesos fuertes, pueden ser salados y de estacionamiento prolongado.
Azul: Son los quesos picantes y salados, el típico roquefort por ejemplo.
Fresco: Se refiere a los quesos untables que pueden tener un sabor suave y ser ligeros o bien picantes.

Si así todo, te surgen dudas, por lo general un buen vino blanco nunca desentona con ningún tipo de queso, o por ejemplo un vino tinto Gamay o Pinot Noir suele quedar bien con la mayoría de las variedades. A continuación algunos ejemplos de cómo emparejar vinos y quesos.

. Provolone: Se considera que por contener pasta semidura, un porcentaje alto en grasa y un sabor fuerte se necesita para equilibrar esa potencia un vino rico en taninos y estructurado que llene la boca, como un Cabernet Sauvignon o un Malbec.

. Fontina: El fontina es un queso con un porcentaje de grasa que no debe ser inferior al 45 por ciento, combina adecuadamente con vinos gustosos, de cuerpo robusto, tánicos y complejos, como un Cabernet Sauvignon, Malbec o un genérico estructurado para que limpien las papilas gustativas de la grasa sabrosa del queso.
. Emmental (o queso suizo): Lo ideal para un queso de alto contenido graso y de pasta compacta es combinarlo con un tinto robusto, carnoso y armónico, o con un Chardonnay fermentado en barrica de roble de aromas avainillados y sabores complejos.

. Roquefort: Por su materia grasa, este queso encuentra una hermandad ideal en un tinto genérico o en un varietal con buena astringencia, de modo que el vino permita limpiar la cavidad bucal. Pero otra alternativa muy interesante puede resultar un blanco de cosecha tardía, un Sauternes o un Tokay, donde ambos sabores tan distintos coinciden plenamente porque cada uno mantiene su identidad. Finalmente, un Oporto de aromas intensos y sabor untuoso puede resultar un buen compañero de un maduro Roquefort.

. Cheddar: Un Cheddar joven y suave puede combinarse con un Sauvignon Blanc de buena acidez y aromas herbáceos como la ruda, el pasto cortado o los espárragos. Con un maduro Cheddar de consistencia firme y sabor intenso, lo ideal es inclinarse hacia un vino dulce de cosecha tardía, un Sauternes o un Tokay Aszú.

. Parmesano: Cuando se usa el Parmesano para acompañar un plato principal hay que tener en cuenta que es un queso aromáticamente intenso y de sabor picante. Si el vino pensado es blanco, lo ideal es inclinarse por un Chardonnay de buena intensidad de aromas y sabores, y si se opta por un vino tinto, es preferible optar por uno que contenga una alta concentración de taninos. Si se degusta sólo para que mantenga su identidad, la opción ideal es un Sauternes, un Tokay húngaro, o un blanco de cosecha tardía. Si estos vinos no son de su gusto, un Cabernet Sauvignon de buena estructura es una alternativa válida.

This post has 1 Comment

  1. Azucena Luna on 14 noviembre, 2017 at 12:14 pm Responder

    Mil gracias por la información, me sirvió mucho para entender, iniciar a manidar y sobretodo para mi clase de Bartender.

Dejar un comentario

*
*